Ya somos 1183 suscriptores de la RSS indiana. ¡Únete! RSS indiana

A desalambrar

'30 de marzo de 2011 | 3:12 am '

Dejar el calor del hogar para aprender a encender el propio

Filed under: maxiposts — Mary @ 3:12 am

Fomentar la cultura emprendedora, algo que trae de cabeza a muchos países, conscientes de la necesidad de fomentar la creación de empresas para su crecimiento, es muy parecido a la educación de los hijos.

Suena mal, porque el paternalismo siempre es enemigo del emprendedurismo, pero precisamente por eso: cuando la cultura es todo lo contrario a emprendedora, cuando la mayoría de los jóvenes sueñan con ser funcionarios o empleados de una gran empresa, el daño, normalmente, ya está hecho.

Algo se ha hecho mal, seguramente hace 400 o 500 años, por lo que tampoco merece la pena flagelarse, pero el caso es que se tiene a una población mal educada. Educada para que le den el emprendimiento hecho, para que tenga que limitarse a recibir órdendes de un jefe, educada para eludir su responsabilidad individual.

En esta situación, creo que lo único que puede dar resultados, es aquello que podría funcionar para corregir a un niño mimado: Dejarle solo. Echarle de casa. Te odiará durante años pero será lo mejor para él y para ti.

Suena muy dramático, pero en realidad no lo es tanto. No estamos hablando de eliminar la seguridad social o la educación pública. Estamos hablando de dejar de decirle a la gente lo que tiene que hacer y como tiene que vivir. Y sobre todo, estamos hablando de dejar de regular cosas que se regulan solas. Sólo es necesario despejar un poco el camino y el niño acabará andando solo.

Es como decirle a tu hijo lo que tiene que estudiar. Nunca saldrá bien. Sólo hazle saber que, en un futuro próximo, tiene que ser responsable de sí mismo y de los que quiera hacer suyos, y ya encontrará la manera de hacer algo que le guste y sea productivo.

Pero si le transmites que siempre podrá vivir bajo tu ala, que ya le comprarás un coche y le mantendrás su cuarto, le costará muchísimo más dejar el calorcito del hogar paterno y quizás estudie alguna carrera por eso de que sus amigos lo hacen y luego puede que busque una buena oposición. Ese desagradable intervencionismo (apaga ya la luz, que horas son estas de llegar, etc) se convertirá en una molestia asumida resignadamente con tal de no atravesar ese corredor oscuro y frío hacia el mundo exterior, con tal de no jugar el papel que a cada uno le toca, que es hacerse cargo de la propia vida y de los propios sueños.

Es cansado e incluso peligroso. Pero de eso se alimenta el alma: de la satisfacción de haberlo dado todo por ser el director de tu propia historia. Una vez pasado el miedo, la vida al volante es la mejor droga.

Esa es nuestra naturaleza, nacemos para ser libres, para vivir arrebatados por el cambio.

7 comentarios

  1. Bonitas palabras:

    “Es cansado e incluso peligroso. Pero de eso se alimenta el alma: de la satisfacción de haberlo dado todo por ser el director de tu propia historia. Una vez pasado el miedo, la vida al volante es la mejor droga.

    Esa es nuestra naturaleza, nacemos para ser libres, para vivir arrebatados por el cambio”.

    Se da un excesivo paternalismo en demasiados ámbitos, y eso nos dificulta aprender y atrevernos a tomar las riendas bajo nuestra propia responsabilidad. Ese es uno de los motivos por los que se aspira a lograr ser empleados públicos, como un medio de vida cómodo y estable. Por el contrario, hay quien lucha para que su vida y su trabajo se fundan en una misma cosa, “para vivir arrebatados por el cambio”. Para, como dices, lograr ser directores de su propia historia.

    Comentario by Francisco — '30 de marzo de 2011 | 9:44 am ' @ 9:44 am

  2. La cosa es que no es que la libertad tenga el «coste» de la inseguridad. Es que esa «inseguridad» es su precondición necesaria. No tener una vida precocinada, previsible, prevista de hecho, desde la juventud a la jubilación es lo que te permite darle sentido, hacer de ella algo realmente tuyo, algo realmente hermoso. Todos estos discursos de la seguridad (y por tanto del miedo) acaban luego en esas crisis personales en las que de repente el treintañero o cuarentañero descubre que no es su vida la que ha vivido, es más que ni siquiera sabe ya dónde queda su vida porque hizo «lo que se esperaba de él», sin preguntarse nunca qué quería hacer de si mismo, cómo quería darle forma a su vida y a su carácter.

    Comentario by David de Ugarte — '30 de marzo de 2011 | 1:53 pm ' @ 1:53 pm

  3. Qué gracia, ayer dejé un comentario marcando la misma frase que Francisco, «la vida al volante es la mejor droga», pero lo hice desde el móvil y no debió grabarse :(

    Muy buen post.

    Comentario by Jose Alcántara — '30 de marzo de 2011 | 4:37 pm ' @ 4:37 pm

  4. [...] Iturri en su blog y se da cuenta de que el fondo de la cultura antiemprendedora, la otra cara del paternalismo estatal cuyas consecuencias describía María, no es otro que la cultura gubernamental de la canongía y el [...]

    Pingback by Cultura emprendedora — '30 de marzo de 2011 | 5:27 pm ' @ 5:27 pm

  5. [...] post de María, de las Indias. O de por qué fomentar la cultura emprendedora se parece a educar a un hijo. Por [...]

    Pingback by IS11S12 e IS11S13 - No sólo software — '2 de abril de 2011 | 2:34 am ' @ 2:34 am

  6. [...] ingresos» como un objeto cuya realidad vamos a cambiar desde un nosotros filantrópico y externo. El «quién» y sus valores es el verdadero motor del cambio necesario. Y si entendemos esto rapidamente ante nuestros ojos aparecerá un nuevo tipo [...]

    Pingback by Emprendedurismo social, de los límites a las posibilidades — '28 de abril de 2011 | 5:08 pm ' @ 5:08 pm

  7. [...] post de María, de las Indias. O de por qué fomentar la cultura emprendedora se parece a educar a un hijo. Por [...]

    Pingback by IS11S12 e IS11S13 « No sólo software — '7 de junio de 2011 | 11:00 pm ' @ 11:00 pm

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URL

Lo siento, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Powered by WordPress

Sitemap